El lobby del automóvil en Canarias campa a sus anchas

Hoy se inaugura el Salón del Automóvil en Tenerife, al que ha acudido en su “gala” inaugural nuestro querido Presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso. Nuestro Presidente, últimamente con el denominado Síndrome Ángel Llanos (en todas partes quiere estar), ha demostrado hoy un síntoma de coherencia total. Sí. Pero no de lo que nos vende, sino de lo que hace: estar al lado del lobby automovilístico de Canarias.

Y es que tras diez años sin celebrarse la dichosa convención, este año se han alineado todos los planetas y, al igual que hace unos días se nos presentaba la “revolucionaria” tardía tarjeta sin contacto, hoy nos vienen a que los mandamases económicos de las islas se explayen con que su sector, el menos sostenibles de todos, va mal. Vamos que contaminan poco y tal.

¿Cómo otorgar espacio público a unos señores que han sido los tejemanejes de la insostenibilidad y de los mayores atentados medioambientales de nuestras islas y luego vender movilidad sostenible? ¿Cómo darle espacio público a quienes quieren más carreteras en la isla? ¿Cómo darle más espacio público a quienes se muestran en contra de cualquier mejora de transporte público?

Y es que en cuanto les han dado un micrófonos a estos, lo primero que han dicho es…

“El coche no es un lujo, sino una necesidad para los ciudadanos, que lo utilizan para resolver su movilidad pese a los ataques constantes que sufren los conductores a manos de las administraciones.”

Sí. Con dos cojones, bien puestos, frente al Presidente que se ha autoabanderado propulsor de la movilidad sostenible. Y es que cualquiera se mete con este lobby en Canarias, más cuando te financian campañas electorales. Como es el caso del Grupo Domingo Alonso, financiando campañas del Partido Popular y Coalición Canaria ¡Cómo meterse con un lobby gemelo del de la construcción!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *